+34 923 05 49 33


Monitoreo elecciones UE: Italia (Parte V)

Monitoreo elecciones UE: Italia (Parte V)

Las últimas jornadas antes de las elecciones europeas han estado marcadas por el protagonismo de Giorgia Meloni, a quien las encuestas dan 66 escaños dentro del Parlamento. El partido de la presidenta italiana, Fratelli d’Italia, ha encabezado desde el principio los sondeos como partido mayoritario en Italia en estas elecciones, lo que le ha puesto en el punto de mira de los grupos europeos de derecha y extrema derecha. La actual presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, ha comprendido que, si las encuestas aciertan, necesitará a Meloni para mantenerse en el poder otros cinco años más, y ya se plantea un acuerdo con el grupo Conservadores y Reformistas Europeos, al que pertenecen Fratelli d’Italia y también Vox, el partido de extrema derecha en España.

El último sondeo de Ipsos antes de las elecciones da una clara victoria al partido de Meloni con un 26.5%, seguido del Partito Democratico de Elly Schlein con un 22.5%. Por debajo quedarían el Movimento 5 Stelle, con una estimación de 15,4% y la coalición Forza Italia y Noi Moderati, que alcanzarían un 9.5%. El reto de partidos italianos llegarían por muy poco a superar el necesario 4% según Ipsos.

Otros países en los que la extrema derecha tiene buenas perspectivas de ganar además de Italia son Bélgica y Francia. De hecho, Marine Le Pen, líder del partido ultraderechista francés Agrupación Nacional también ha tendido la mano a Meloni para formar una coalición de ultraderechas y mandar a la izquierda y a los moderados a la oposición, posible alianza que ha aplaudido el primer ministro húngaro Viktor Orbán, que mantiene buenas relaciones con ambas líderes debido a que comparten ideología. La encuesta Ipsos-Euronews prevé que, si la extrema derecha gana en estos y el resto de países en los que se presenta con buenos augurios, podría alcanzar un fuerte 20% en el Parlamento Europeo. La izquierda europea lee con temor los vaticinios de las encuestas de las últimas semanas, ya que, si finalmente se cumple la victoria del partido de Meloni en Italia y el impulso de la ultraderecha en otros países, se prevé una futura Europa con recortes en materia de derechos sociales y una estricta política migratoria.

Por su parte, el temor de los candidatos italianos sigue siendo la abstención, puesto que los sondeos coinciden en que este año será más baja que el año anterior, donde participó tan solo el 54.5% de la población. Giorgia Meloni ha aprovechado los últimos días de campaña para lanzar un mensaje a los italianos, instándoles a que "vayan a votar y no miren hacia otro lado, porque Europa influye en su vida cotidiana mucho más de lo que creen". La primera ministra también ha asegurado que usará todos los votos que reciba su partido Fratelli d Italia para "traer a casa resultados para los ciudadanos italianos".

Meloni también ha aprovechado este foco mediático que le ha dado ser protagonista indiscutible de las elecciones europeas para hacer ver a la ciudadanía que su país está en el centro del debate. En el programa Porta a Porta, la primera ministra ha reivindicado el papel de su gestión en este logro, definiéndolo como un "hecho de orgullo", y añadiendo que "ser escuchados y respetados significa tener la posibilidad de defender sus propios intereses".

Meloni y su partido están convencidos de la victoria que vaticinan las encuestas, pero son conscientes de que un resultado diferente podría ocasionar un problema para la primera ministra si las europeas se vieran como un referéndum sobre la figura de Meloni como líder. No podría ser de otro modo, cuando la primera ministra ha personalizado al máximo su candidatura desde el inicio, en primer lugar presentándose como cabeza de lista en todas las circunscripciones y en segundo lugar pidiendo comparecer en las listas como "solo Giorgia". Italia es el último país en cerrar las urnas el domingo 9 de julio (a las 23:00).

Image
Contáctanos!