+34 923 05 49 33


Monitoreo elecciones UE: Portugal (Parte III)

Monitoreo elecciones UE: Portugal (Parte III)

A lo largo de la presente semana, los partidos ya han entrado de lleno en la campaña, a través de los debates electorales y la agenda diaria de los candidatos. Así pues, los debates han sido reflejo de lo que reivindican en sus discursos y actos día a día. Los conflictos internacionales están en los partidos de izquierda, especialmente BE y CDU, quienes se han hecho eco del reconocimiento de Palestina por parte de España.

Las tres cadenas portuguesas por primera vez se asocian para emitir todos los debates con los cabezas de lista, el mismo modelo que se hizo para las elecciones legislativas, donde todos los partidos están llamando a la movilización y para luchar contra la abstención. La inmigración y la defensa son los temas principales que dominan tanto los programas de los partidos políticos como los debates televisivos realizados hasta ahora.

En cuanto a la migración, las fuerzas políticas coinciden en la necesidad de controlar mejor la entrada irregular de migrantes a la Unión Europea (UE) y combatir las redes de tráfico de personas, que han acaparado titulares en los últimos años, aunque el enfoque y el cómo es distinto. Existe un consenso amplio sobre la importancia de fortalecer la cohesión territorial del bloque y mejorar el Pacto Europeo sobre Migración y Asilo, especialmente entre el Partido Socialista (PS) y la coalición conservadora Alianza Democrática (AD). Chega aboga por abandonar el acuerdo migratorio de la ONU, revocar el pacto de movilidad de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (todos fuera de la UE excepto Portugal) y adoptar los modelos del Reino Unido en la UE, como el envío de solicitantes de asilo a terceros países.

En cuanto a la defensa, el apoyo a Ucrania y su integración en la UE, así como el desarrollo de la industria militar europea, son puntos de coincidencia entre la mayoría de los partidos. Alianza Democrática (AD) está a favor de fortalecer las fronteras, crear un mercado único para la defensa y desarrollar un mecanismo de compras conjuntas de material militar. Los socialistas, con menos énfasis en el tema, priorizan el refuerzo de la Política Común de Seguridad y Defensa. La ultraderecha, por su parte, pide el fortalecimiento de las capacidades de la OTAN y la modernización de los equipamientos militares. Los dos principales, PS Y AD, se enfrentan en materia de derechos. Los socialistas insisten en una
Europa de avanzar en derechos sociales y en políticas verdes, y achacan a AD su posicionamiento por el aborto. BE también ha hablado de medio ambiente, haciendo referencia a La Ley Europea del Clima, que prevé alcanzar la neutralidad de carbono de aquí a 2050, considerando que las medidas adoptadas son insuficientes, y atacando el discurso contra la Agenda 2030 de Chega: “Ningún discurso climático debería utilizarse para aumentar las ganancias de las grandes empresas y productores, mientras los más pobres se ven perjudicados por no poder adaptarse”.

Asimismo, ha destacado el incidente en la sede del partido de ultraderecha Chega, con un hombre detenido que amenazaba con llevar explosivos y querer matar al líder del partido. Chega se hizo eco de ello acusando de lo sucedido al “discurso de odio” de la izquierda, y también les ha servido para defender que el partido “continúa trabajando pese a las amenazas”.

Livre ha hablado de pactos para combatir a la ultra derecha, alegando que los partidos democráticos (socialistas, centro, liberales, verdes) están listos para “negociaciones democráticas”. PS, a través de Marta Temido, atacó también a la derecha llamando al voto para unir fuerzas en defensa de una “Europa valiente y comprometida” y contra una “agenda de regresión, representada por Alianza Democrática y la extrema derecha”.
Chega persiste en su discurso contra la inmigración ilegal, el aumento de inversión en seguridad, y han criticado que la Asamblea de la República se iluminase con los colores del arcoíris en el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia y no lo haga en honor a otras víctimas.

También han cargado contra la construcción de mezquitas a los que “no respetan la religión de otras personas”. Los conservadores ven estas elecciones como un desafío y su objetivo es evitar la abstención y movilizar a los electores y han centrado las críticas también en que PS haya elegido como cabeza de lista a una antigua ministra del gobierno anterior de Costa, que tuvo que dimitir. AD critica a la extrema derecha por pertenecer a un grupo que, según ellos, apoya al presidente ruso, Vladímir Putin.

Encuestas
Las encuestas electorales de esta semana confirman el crecimiento de Chega, destacándose entre los partidos de ultraderecha en varios países y anticipando el mejor resultado de su historia. Además, se han publicado cifras que revelan que Portugal registró la peor tasa de abstención desde su ingreso en la UE, con un 68.6 %, mientras que la participación en el resto de Europa promedia alrededor del 50 %. La insatisfacción política es la principal razón de la abstención, lo que representa un desafío significativo para Portugal. Se espera que los resultados reflejen un crecimiento de la
derecha, como ocurrió en las recientes elecciones nacionales. Los sondeos europeos sugieren que las próximas elecciones podrían cambiar la composición del Parlamento Europeo en cuanto a Portugal, porque se espera que los partidos más populistas de izquierda ganen votos y escaños, en detrimento de los partidos moderados de centro. Se prevé que muchos partidos actualmente representados en Europa pierden fuerza frente a la llegada de nuevas formaciones como también Chega.

En Portugal, la Alianza Democrática (AD) y el Partido Socialista (PS) están en un empate técnico en las encuestas, con AD obteniendo el 31 % y los socialistas el 30 %, mientras que Chega se sitúa cerca del 20 %, aspirando a convertirse en la tercera fuerza . En el panorama internacional y las alianzas, Chega busca acercarse al grupo de reformistas en el Parlamento Europeo para desarticular la tradicional alianza entre demócratas y populares, promoviendo una unión de la derecha entre conservadores europeos y populares europeos. Según un politólogo, esta estrategia refleja el intento de Chega a nivel nacional en Portugal de romper el centro y buscar una alianza con los conservadores. Sin embargo, hasta ahora no lo han logrado debido al fuerte cordón sanitario de los conservadores portugueses, que se resisten a gobernar con la ultraderecha. Esta misma estrategia es promovida por el grupo de reformistas liderado por Giorgia Meloni, que intenta convencer de que la ultraderecha europea es una solución para las mayorías conservadoras en temas como la inmigración, la transición ecológica y las relaciones internacionales con China y Estados Unidos.

Image
Contáctanos!